lunes, 3 de diciembre de 2012

Épocas de crisis: ¿Docente o Psicólogo?


Tiempo atrás se daba por asumido que los alumnos adultos que se inscribían en un curso, lo hacían porque estaban motivados a asimilar nuevos conocimientos, pero en estos tiempos de crisis, cada vez con más frecuencia, me encuentro con alumnos que afirman estar asistiendo a las clases simplemente por encontrarse en una situación de desempleo y que no están seguros de para qué les va a servir la acción formativa que están recibiendo.

Este curso no tiene nada que ver con la profesión que yo ejercía...”, “Me he apuntado al curso para no estar todo el día metido en casa...” “Soy demasiado mayor como para aprender algo tan diferente a lo que conozco...”. Éstas son algunas de las frases con las que a veces me sorprende algún alumno.

¿Y cómo debe responder un docente ante esta situación?

Desde mi punto de vista hay tres factores en los que el profesor debe basarse. Éstos son: el diálogo, la motivación y la funcionalidad de los aprendizajes.

En un primer lugar el docente debe mantener una postura de igual a igual con el alumno de forma que éste se encuentre en una actitud positiva para el diálogo. Escuchar sus preocupaciones y necesidades, nos servirá como base para encontrar argumentos que les hagan ver que la formación, no sólo es una forma de mantener la mente alejada de los problemas de la vida diaria, sino, que puede ayudarles a darles un nuevo rumbo a su perfil profesional, (un cambio que hoy día, en algunos perfiles resulta mucho más que necesario) o incluso les puede permitir reciclar conocimientos que ya tenían obsoletos, aún sin ser conscientes de ello.

Por otro lado nos encontramos con la motivación. Conseguir que un alumno desanimado y con una actitud negativa ante la vida en general, se motive ante la idea de asistir a una acción formativa, no es tarea fácil, pero tampoco es imposible.

Mi experiencia me ha hecho ver que existen recursos en los que apoyarnos para conseguir esto. Recursos tantos personales como tecnológicos. En cuanto a los primeros, cuando intentamos de transmitir un conocimiento, la ejemplificación del mismo por medio de anécdotas hace que el alumno se acerque al tema en cuestión y se interese por él.

Y en relación a los segundos, la utilización de las nuevas tecnologías, tales como pizarra digital o software específicos relacionados con la materia, consigue captar la atención del alumno notablemente. En este sentido he de añadir que aunque a primera vista algún alumno de edad avanzada pueda parecer reticente a la utilización de estos medios, con la paciencia y calma necesaria, se puede conseguir acercarlos e incluso entusiasmarlos con esta idea.

Por último la funcionalidad de los aprendizajes es esencial. Si un alumno no ve que lo que está aprendiendo le va a resultar de utilidad en su vida profesional o en la personal, no se tomará la molestia de prestar atención, ni asimilará los conocimientos propuestos.  El hecho de que un alumno pregunte  “¿Y esto para qué me sirve?...” debe hacernos ver que no estamos transmitiendo de forma adecuada el conocimiento. Por ello, en la medida de lo posible, se debe relacionar lo que estamos transmitiendo con su utilidad práctica.

Para concluir, y como respuesta al enunciado de este artículo ¿Docente o Psicólogo?, En mi opinión, un docente en la mayoría de las ocasiones actúa como psicólogo y que esto lejos de complicar la tarea, hace que el resultado de nuestro trabajo sea mucho más positivo tanto para nosotros como para los alumnos. Personalmente me siento orgullosa de afirmar que me entusiasma  mi profesión y la forma en la que la llevo a acabo, puesto que siempre que finalizo un curso, por poca duración que tenga el mismo, me encuentro con el cariño y la cercanía de los alumnos que han compartido ese tiempo conmigo.

Finalmente y a modo de reflexión os dejo con una cuestión que no tiene porque estar relacionada con la profesión de docente.

Fisioterapeutas, vecinos, dependientes del mercado, amigos... Hoy día, ¿Quién no actúa como psicólogo?...





Cristina Salazar Palomo

Docente del curso: Alfabetización Digital

lunes, 24 de septiembre de 2012

English Coaching: Hablar Inglés en Público

Cuando me ofrecieron ser docente  del curso “ENGLISH COACHING: HABLAR INGLÉS EN PÚBLICO”, lo afronté como un desafío, un reto profesional,  ya que lo más duro a lo que nos enfrentamos frecuentemente los profesores de inglés, es que los alumnos tienen “vergüenza” o se sienten incómodos al hablar inglés en público.

Cuantas veces habréis escuchado “si yo tengo muy buena base de gramática, pero cuando tengo que hablar…no puedo...me quedo en blanco”. Yo lo he escuchado muchas veces, ese miedo al ridículo que sentimos cuando nos estamos expresando en una lengua diferente a la nuestra y lo peor, cuando tenemos que hacerlo delante de un gran público. Por esta razón,  quise que este curso se centrara no sólo en los aspectos formales de dar presentaciones académicas o profesionales en público, sino que también quería aumentar la confianza de los alumnos realizando ejercicios y dinámicas que estuvieran en todo momento enfocadas a la participación y a la comunicación en inglés en el aula.

El curso empezó la última semana del mes de Julio  y muchos alumnos ya tenían sus energías concentradas en sus vacaciones de Agosto tras un largo año de exámenes en la Universidad. Pese a esto, el primer día encontré a un alumnado muy motivado y participativo. ¡¡¡Querían hablar!!! y les interesaba realizar uno de los ejercicios que había propuesto ese mismo día: hacer una presentación de libre elección que grabaríamos con una cámara de video. Al principio los alumnos se miraban unos a otros con cara de no entender el propósito de la actividad y me bombardearon con preguntas: ¿sobre qué será la presentación? ¿Cuánto tiempo durará? ¿las grabaremos en video?...Muchos de ellos nunca habían realizado una presentación en público y en algunos pude ver ese “miedo” a hablar delante de sus compañeros reflejado en sus caras.

Pero bueno, esta actividad la realizaríamos el jueves así que nos dió tiempo a desarrollar las “Public Speaking Skills”. (Habilidades para Hablar en Público) aprendiendo  las estructuras propias cuando se dan presentaciones formales en inglés. No sólo basta con decir…”Hello my name is Pedro and my presentation is “Dinosaurs”… existen muchas formulas para hacer que nuestra presentación en inglés sea efectiva, atractiva e inspiradora.

También prestamos atención a otros aspectos como el ritmo, los acentos, la fonética y la entonación, muy importantes para captar la atención del público.

Examinamos el  “body language” o lenguaje no verbal a través de videos.

Y lo más importante, trabajamos la confianza y la seguridad de los alumnos a través de dinámicas y juegos para que desterraran ese “miedo” a hablar inglés en público. Realizamos actividades como “brainstorming” (lluvia de ideas), “the spiderweb” (la telaraña), debates improvisados como”shipwreck” , donde los alumnos expresaban sus ideas tanto si estaban a favor o en contra,  actividades de grupo como “who is who” (quien es quien) para conocernos mejor, “ “tongue twisters” (trabalenguas)   para mejorar la entonación y la pronunciación en inglés…

Así que el gran día llegó y la actividad fue… ¡¡¡todo un éxito!!! Los alumnos salían voluntarios para realizar sus presentaciones, ni siquiera tuve que usar la ayuda de mi asistente, la pelota de playa  “Mr. Chusky” que lanzo a los alumnos para que participen y hablen. Todos participaron y realizaron unas presentaciones geniales. Al principio estaban nerviosos pero poco a poco se sentían más seguros. Aquí podéis ver a algunos alumnos en acción:






Un antiguo proverbio chino dice: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Este es el proverbio con el que empecé y terminé el curso.  Mi reto has sido involucrar a los alumnos/as desde el principio a que participen y hablen en un ambiente divertido y de cooperación para así aumentar  la seguridad y conseguir el objetivo final del curso: mejorar la comunicación y las habilidades de presentación en inglés.

Finalmente me gustaría dar las gracias a todos los alumnos/as, por su motivación y entusiasmo durante el curso y a LEHMBERG por darme la oportunidad de llevar a cabo este proyecto.


Mónica Muñoz Román
Docente del curso “ENGLISH COACHING: HABLAR INGLÉS EN PÚBLICO


jueves, 17 de mayo de 2012

Opinión Manuel D. Caneda docente en Lehmberg Formación



Curso online de “Auxiliar de Comercio Exterior”

Según cuentan los propios actores, cada vez que se suben a las tablas, cada noche, cada función, sienten el vértigo del estreno, de la primera vez que pisaron un escenario, aunque lleven toda la vida actuando y recorriendo el pasillo o las escaleras que separan la escena de los camerinos.

A veces a los profesores nos pasa esta imagen por la cabeza cuando empezamos un curso nuevo (al menos a mí me ocurre). La escena se transforma en aula, el actor en profesor y la representación en clase, pero sigue siendo un estreno. Respiración profunda y… adelante: ¿cómo será el público -el grupo-, fluirá o no, funcionará, nos divertiremos, nos sentiremos cómodos, a gusto, aprenderemos, serán participativos, lo seré yo…? A los dos segundos de clase –en cuanto pisas el escenario- todo esto desaparece y el grupo sale… como sale (normalmente, por suerte, bien, si no, no seguiríamos con la tiza, perdón, el ratón, en la mano).

Pero, ¿y la docencia online –ese ratón del párrafo anterior-? ¿Ocurre lo mismo? En contra de lo que pudiera imaginarse uno, no es tan diferente y las sensaciones pueden ser muy parecidas, aunque depende de qué tipo de curso online (esto debe quedar claro). Habrá quien ponga el grito en el cielo al leer esto, sobre todo quienes escriben tratados acerca de la formación online, pero aunque cambian las formas, incluso mucho –ya se sabe, diferente metodología, soporte, interactuación, etc.-, aun así, la esencia, en cierto sentido, es la misma. Las relaciones personales son las relaciones personales. Y ya sé dónde han trabajado por última vez algunos alumnos, por qué se han inscrito, qué esperan obtener, quién va a esperar hasta el final para entregar las actividades, quién lo va a hacer ordenadamente y con tiempo, etc. ¿Tan distinto es de un curso presencial? Seguramente la respuesta sea: “Sí y no”.

Todo esto viene al caso tras una intensa experiencia en teleformación. El grupo ha sido –está siendo- muy bueno (hemos tenido suerte): todos preferimos grupos participativos y con alumnos involucrados e interesados en la materia. Y ¡bingo!, ha sido así. La situación actual ha favorecido que su composición sea muy heterogénea (también es verdad que aunque se suela decir sector exterior, éste no es exactamente un sector en el sentido que lo pueda ser el textil o la automoción, sino un ámbito de todos los sectores, de ahí la heterogeneidad) y que aporten vivencias con distintos enfoques. Los estudiantes provienen de industrias muy diferentes, con formaciones y experiencias muy distintas, porque todos los sectores tienen la posibilidad de exportar. Y este entusiasmo por la internacionalización se entiende porque estamos hablando del único ámbito que está dando señales de vida en España durante la crisis; está creciendo, no sólo en términos relativos por la caída de la demanda interna, sino también en términos absolutos por un cambio de mentalidad y la necesidad. Todo un logro.

Pero dentro de esta disparidad en la composición del alumnado hay un punto en común: el interés, un enorme interés por aprender, por buscar una herramienta, una palanca que sirva a la vez de punto de apoyo, con la que ejercer presión para cambiar las cosas, la situación, su situación personal. Y esto motiva mucho. Así que éste es el perfil que nos hemos encontrado. Alumnos motivados, con formación, con experiencia y de muy diversos ámbitos.

Pero el motivo central de este pequeño artículo es el curso online de “Auxiliar de Comercio Exterior”. Online, sí. Actualmente, un curso online –sobre todo de comercio- no sólo prepara al alumno en la materia que se imparte, sino también, en el fondo, para el tipo de relación que va a tener con sus colaboradores, clientes, proveedores, etc.: a través de Internet y por teléfono. Sobre todo cuando hablados de comercio exterior (y siendo auxiliar) los más probables es que jamás veamos a nuestros clientes ni a nuestros proveedores. La gestión va a ser siempre a distancia y, la mayoría de las veces, por Internet, y hay que hacerlo con soltura.

Centrándonos en cuestiones más técnica, ampliamente explicada por nuestra compañera Eva, el curso supone un acercamiento a esa rara avis de la economía española que está en crecimiento (sí, sí, no es una errata). El objetivo es que el alumno tenga esas herramientas que busca y que son necesarias para ejecutar labores de apoyo en la gestión del departamento de exportaciones de una empresa. Esto implica el conocimiento de distintas áreas, aunque, como corresponde a un curso inicial, con una profundidad que permita ampliar específicamente las áreas en las que después desarrolle dicha actividad profesional. En el módulo específico de comercio exterior se proporciona gran cantidad de material adicional para que el alumno tenga un buen banco de datos que le pueda servir como caja de herramientas, donde guarde recursos para enfrentarse a distintas situaciones reales (tipos de operaciones, medios de cobros y pagos, formas y condiciones de envío de mercancías, etc.). Por otra parte, hay dos aspectos fundamentales en el comercio exterior que sin ser parte de la materia, sí son muy importantes: el idioma (inglés sobre todo), por lo que se hace mucho hincapié en el curso en dicho apartado, y el dominio de las TIC, ya que, como se ha dicho más arriba, va a ser el medio principal, si no único, de relación con clientes, proveedores, bancos, empresas de transporte, etc. En este sentido, se le presta especial atención al manejo de distintos programas que ayudan en la gestión ofimática.

Las perspectivas son que el sector siga creciendo en los próximos años (algo que la economía en su conjunto tiene prácticamente vetado). Al menos, eso dicen los expertos y parece que las cifras lo corroboran. Crece y crecerá. Prefiero expresarlo así que ofrecer un baile de números y porcentajes. Es el único tren que de momento se ve en la estación. Trabajo y más trabajo para sacar las cosas adelante, para salir. Así que ante el ogro de la crisis, manos a la obra, que se puede más con palabras de aliento que de lamento. Y el que esté leyendo, el que esté haciendo el curso, ya ha empezado a poner en marcha la maquinaria.





miércoles, 9 de mayo de 2012

Opinión Antonio Gallegos tutor curso IMFE Evaluación y Gestión Ambiental


La necesidad de apostar por una economía verde.

En el actual clima de austeridad, pesimismo y dificultades para todos los sectores económicos, una apuesta real por la economía verde y la sostenibilidad se nos presenta como una de las mejores respuestas productivas para nuestro país.
Recién finalizado el curso de Evaluación y Gestión Ambiental, la impresión es que la ciudadanía comparte esta idea, y ya no solo se observa el medio ambiente como un extra a nuestra calidad de vida, sino como un sector productivo cualificado, tecnológico y con alto valor añadido. Y esta impresión se basa en los números del curso, con casi un millar de alumnos y un grado de participación e implicación excelente.

La alta participación en los apartados optativos y el interés por ampliar conocimientos más allá del temario del curso iban, sin duda, más allá de la mera intención de aprobarlo y obtener el título.
A nivel personal ha sido una experiencia excelente y que aporta optimismo. Las administraciones deberían sumarse de manera sincera y real a este interés de la población por el sector ambiental. No se puede permitir perder tiempo sin rumbo, apostando de manera cortoplacista por los servicios no cualificados que nos llevaron al colapso, sino que deben invertir en un plan sólido de economía cualificada e innovadora, donde la economía verde tiene mucho que aportar.

Antonio Gallegos.
Tutor curso Gestión y Evaluación Ambiental IMFE.


viernes, 4 de mayo de 2012

Opinión de la docente Maite Fdez-Campón


Curso Dinamización de Actividades de Tiempo Libre, Infantil y Juvenil. (Imfe) en Lehmberg Formación.

Comenzamos un 12 de marzo, lunes, como todos los lunes perezosos pero llenos de buenos propósitos. 

Muchas caras nuevas como al principio de cada curso, muchas expectativas, muchas ilusiones , muchas ganas de trabajar y divertirse. Y así fue avanzando la mañana entre presentaciones a ritmo de adjetivos, de sonrisas, de cualidades personales que nos distinguen y nos hacen diferentes pero afines en otras muchos aspectos, que nos desnudan un poco pero que en muchas ocasiones se convierte en nuestras mejores armas, ya sea en el arte del amor, en el arte de la guerra, o en el que vivimos ahora que es el arte del búsqueda de empleo.

Estamos casi todos pero nos faltaban algunos, estaba Nando, Ana, Dioni, Sonia, Gema, Thais, Marina, Elvira, Olga, Vanesa, Cynthia, Saray y María. Pero nos faltaban algunos que se fueron incorporando días mas tarde, como Fernando qué casualidad dos chicos y los dos se llamaba igual, pactamos, uno seria Nando y otro Fernando, mas tarde llegó Miguel Ángel, sonriente, y un poco desconcertado, por que la verdad que debe chocar entrar en una clase en la que te bailen el “baile del pollo” y que te digan ya sabes te lo tienes que aprender, que ya eres un pollo desde hoy.

Yo me fui de viaje unos días y los había dejado en las mejores manos, las de Marity Manzanera. Artista por los cuatro costados, Licenciada en Arte Dramático, ESAD Málaga, iba a ser la encargada de impartir casi toda la parte práctica del Curso, bailes, coreografías, canciones, cuenta cuentos, pinta caras, actividades de mañana, tarde y noche, juegos de piscinas, deportivos, talleres, manualidades, reciclaje, horarios y rasgos en las diferentes edades, gustos y preferencias, un sin fin de cosas que los tenían activos todo el día.
Hasta que llegó la hora de las despedida y todo fueron abrazos, risas, e intercambio de teléfonos.

Y de nuevo me incorporé yo, pero quedaba casi toda la parte teórica que no era tan divertida al principio, pero que fue sacando de cada uno lo mejor de lo que traían en sus mochilas y lo que habían aprendido todos estos días atrás.

Tenían que hacer la Memoria/proyecto de un campamento real.


Y poner sobre el papel todo lo practicado y lo que quedaba por aprender. El nombre del campamento, la utopía buscada, los objetivos generales y los específicos, los criterios de funcionamiento, internos y externos, las normas de funcionamiento, así como las prohibiciones y las precauciones , tenían que implantar un horario, y unas comidas, y hacer una gran previsión de material, tanto para el funcionamiento, como para los participantes y monitores, tenían que decidir cuantos monitores somos, qué actividades hacemos, qué talleres, qué veladas, qué salidas, etc.  Y pese a todas la dificultades y los obstáculos que les surgieron, no es que fuesen capaces y lo consiguieran, es que demostrasteis que trabajando codo con codo, en equipo, meditando y compartiendo opiniones y enriqueciéndoos los unos de toros, y además poniendo los mejor de vosotros  LAS COSAS SALEN MEJOR QUE MEJOR E HICISTEIS UN PEDAZO DE PROYECTO DE CAMPAMENTO.

No podemos olvidar que visitamos Acarti  (Academia de Animación Turística) en dos ocasiones, que tan amablemente nos abrieron sus puertas, nos acogieron como uno mas de ellos, y nos enseñaron muchas actividades, pintacaras, globoflexia, manualidades de flores, bailes, como hablar en público con un micrófono…..etc,  y disfrutamos de grandes momentos. Gracias  a Abraham y a Javier.  Se os quiere.

También le damos  as gracias a Elena Fernández Salcedo, profesional sanitario, que  impartió la parte de RCP, y primeros Auxilios, cuando estábamos dando Educación para la Salud. ¡¡¡ que momento, todos con el maniquí!!!!, ¡¡boca a boca!!!! ¡¡¡estas bien que te ha pasado!!!!!, ¡¡¡¡ llama al 112, o al 061!!!. Genial, la verdad. A pesar de lo mucho aprendido esperemos todos no tener que ponerlo en práctica. Gracias Elena.

Terminamos un 27 de abril, algunos ya no estaban como Olga, Nando y Miguel Ángel, (pero el motivo era maravilloso, se nos habían colocado, ¡¡¡enhorabuena!!!).   Hicimos una gran fiesta y teniamos una inmensas ganas de que no terminase, pero nos quedamos con los momentos maravillosos, con muchas horas de trabajo, en clase de informática quien no miro su Facebook, jajajaaja, nos quedamos con los enlaces compartidos, con los videos, con los amigos invisibles y sus tremendos regalos, y con ese WhatsApp mañanero para avisar que alguien llegaba unos minutos tarde, con un grupo de Facebook en el que seguro que hacemos y decimos mucho los unos por los otros, y con la mochila y la retina  llena de instantáneas que nunca se nos van a olvidar.

Para mi ha sido una experiencia muy enriquecedora, me habéis hecho sentir muy orgullosa del trabajo realizado, y con la certeza  de que trabajar por/para y con  personas es lo más importante.

Gracias a vosotros por disfrutar tanto como yo, gracias al Imfe por no dejar de creer en la formación,  y gracias a Lehmberg por darme de nuevo la oportunidad de formar parte, de crecer.






Maite Fdez-Campón Solo de Zaldívar
Docente del Curso.



jueves, 3 de mayo de 2012

ARTICULO OPINION CURSO IMFE GESTION MEDIOAMBIENTAL


La mayoría de las empresas reconocen hoy día que existe una  preocupación real por el medioambiente; unas veces por convencimiento propio y otras por la presión de la opinión pública o de la legislación. Con todo esto las empresas se ven obligadas a tomar ciertas medidas e incorporar personal que se encargue de llevar a cabo estas tareas. Tanto a nivel preventivo, como corrector y compensatorio. 

Esto implica diferentes posibilidades laborales, como asesores, a nivel de formación, etc. Por este motivo el curso e Gestión Medioambiental organizado por Imfe e impartido en Lehmberg ha despertado cierto interés. Los alumnos han quedado satisfechos y contentos con el curso, aunque a algunos se les ha hecho incluso corto. Ya que a pesar de ser un curso de tan sólo 30 horas me he encontrado con un alto nivel de participación,  con alumnos que realizaban todas las actividades, aún siendo estas voluntarias. Aunque algunos no le encuentren directamente una relación con su actual trabajo todos coinciden en la importancia de recibir formación en este tema, ya que es algo en lo que cada vez la concienciación es mayor, y por tanto es un sistema que se va implantando en todo tipo de empresas.


Al ser formación online tiene muchas ventajas en cuanto a organización de tiempo, y se les han ofrecido diferentes vínculos en los que poder consultar más información sobre aquellos temas que les resulten de mayor interés.

En general me siento satisfecha con el desarrollo del curso, ya que la mayoría del alumnado se mostró implicada desde el principio, y hemos mantenido una fluida comunicación a través de actividades y correos planteando dudas. Y todo ello acompañado de la colaboración del equipo de Lehmberg, dan un excelente resultado.

“La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender.” Leonardo Da Vinci

Mª del Mar Rodríguez
Docente del curso IMFE Gestión Medioambiental


lunes, 23 de abril de 2012

OPOSITAR: El antes y el ahora de un opositor…el mañana no se sabe.



Desde el punto de vista de mi experiencia como directora del centro de Formación Lehmberg Formacion desde 2006, me gustaría romper una lanza a favor de los opositores. Los sufridos opositores que corren una carrera de fondo hasta conseguir su meta. No quiero en ningún caso ser pesimista y si lo que a continuación os relato, suena a ello, es simple y llanamente la realidad a la que se enfrentan los sufridos opositores.


Las principales virtudes que debe tener un opositor cuando se plantea estudiar una oposición es: fuerza de voluntad, tesón y constancia. Todo el mundo no sirve para estudiar oposiciones, así de contundente.

Hace años había ofertas de empleo público convocadas por distintas administraciones con más o menos periodicidad, fue en 2010 donde se fue notando la incertidumbre y se confirmó la misma con el descenso de plazas convocadas, sin olvidarnos del conflicto entre la comunidad autónoma y el estado en 2011, ello provoca que el esfuerzo de los opositores malagueños por conseguir un puesto de trabajo fijo en la Administración quede pendiente de un hilo y la carrera de fondo se convierta en una angustia que no se le ve fin.

Miles de personas esperan una oportunidad para presentarse a plazas de Educación (Magisterio o Secundaria), Fuerzas de Seguridad, Bomberos, Estado, Justicia, Junta o Ayuntamientos.

Detrás de cada opositor hay una historia, algunas de ellas dramáticas, con horas y horas de estudio a las espaldas (o en los codos según se mire), con sacrificios que quedan en el camino en muchas ocasiones.

A los opositores que tienen poco hábito de estudio, se les hace más difícil el sacrificio personal de estar estudiando tanto tiempo al día durante meses incluso años y evitar las tentaciones de terminar con este suplicio y hacer una vida “normal”.

La clave está en la motivación: Deben pensar que mientras él/ella no estudia, hay otro opositor estudiando que puede superarle. Hay que tomarse las oposiciones como un trabajo, con una jornada laboral de estudio, marcándose un horario de inicio, de fin con sus descansos correspondientes tanto diarios como semanales. Importantísimo es el apoyo de la familia, pues ello es aún más difícil, ya que la capacidad psicológica tiene un límite.

Los opositores con gran hábito de estudio (Notarios, Jueces, Registradores de la Propiedad, Secretarios de Ayuntamientos, Abogados del Estado, Administradores Generales, …) se puede resumir en Sacrificio y más Sacrificio, es como hacer vida de clausura pero sin vocación y no exagero, hay muchos de estos opositores que se internan en un convento a estudiar en algunas fases de la oposición. Importantísimo llegar a tener una buena “Curva de Memoria”, es decir: cuánto tiempo dura un tema estudiado en la memoria… se deben estudiar cientos de temas y estudian durante años. Como curiosidad es que en muchas ocasiones esta persona se puede convertir en un ser algo maniático con el orden, con el ruido, etc. No es extraño que el opositor se case y tenga hijos mientras está opositando aún, por tanto el/la opositor/a consorte y familias de parte y parte, son las que tienen que mantener la familia.

No quiero olvidar el mencionar que en ocasiones por reformas políticas, en pocos meses los opositores pueden sufrir además el cambio del temario a estudiar, así como el proceso que rige la oposición. Los opositores de Educación de Andalucía de este año saben a lo que me refiero.




Y para colmo de males en muchas ocasiones se aprueba sin plaza, el opositor entra en bolsa o no, según el proceso.

No por ello, el opositor se debe desanimar y si es un objetivo que se ha marcado debe luchar y ser constante para conseguirlo. ¡Animo a todos ellos!


http://www.diariosur.es/v/20120115/malaga/recortes-oposiciones-provocan-caidas-20120115.html

Yolanda Marmolejo
Directora de Lehmberg Formación









lunes, 9 de abril de 2012

Segunda oportunidad


A  España  ya  no sólo se la  conoce por ser la tierra del sol, la paella  y los  toros  sino, por  desgracia, por ser  la  tierra del desempleo  y   la  baja autoestima. Cualquier  español  que se precie  conoce,  tiene   un amigo o un familiar parado. O, sin ir más lejos, el mismo, se encuentra en situación de desempleo.

Y ya da igual de quién sea la culpa. Gobiernos, políticos, empresas, … es lo mismo. Será por que la cosa va cada vez a peor. Por eso pienso que, las compañías y profesionales que nos dedicamos al campo de los recursos humanos, agencias privadas de colocación, la formación privada y el desarrollo personal tenemos mucho que decir y que aportar en estos momentos tan duros para nuestra sociedad. Es el momento de actuar y de echar abajo muchos estereotipos; de cambiar pensamientos antiguos y adaptarnos a los tiempos actuales.

Para empezar por algún lado, quiero compartir con todos vosotros una reflexión y denunciar actuaciones llevadas a cabo por algunas empresas y profesionales que se dedican a prestar servicios de selección y búsqueda de personal y que, bajo mi punto de vista, me parecen erróneas. Ante igualdad de condiciones se están priorizando la selección de candidatos que estén trabajando ante candidatos desempleados, descartando a estos últimos del proceso por el simple hecho de llevar tiempo en paro. Con éste tipo de acciones, estamos negando la oportunidad de reincorporarse al mercado laboral a un sin fin de magníficos profesionales que se han encontrado, de la noche a la mañana, en la calle.

Hablo de personal formados, preparados, con amplia experiencia en su sector, que llevan más de un año buscando trabajo, no de un marginado del empleo. Son muchos los que, mientras se encontraban en ésta situación, la han aprovechado para reciclarse en otra actividad en busca de una segunda oportunidad. Por todo ello, estas personas no creo que deban ser consideradas como “paradas” y, para mi tienen un valor especial en una entrevista de trabajo.

Yo me he encontrado varios luchadores y luchadoras que han tenido que improvisar y adaptar sus vidas ante la nueva realidad que les ha tocado vivir; personas con gran resiliencia que han tenido que aprender a sobrevivir y a reinventarse ante el empleo, con lo que ya para mí, tienen un plus extra. 

Así que, no seamos tontos y valoremos a todos los candidatos por igual como simples trabajadores (en activo actualmente o no). Que los criterios a puntuar sean sus conocimientos, capacidades, experiencia y actitudes ante un puesto a desarrollar y no el tiempo que llevan sin encontrar trabajo.

Aportemos y no restemos en el empleo.

Miguel Ángel Serralvo Cano
Lehmberg Formacion